¿Cómo usar redes sociales para emprendimientos?

 

Las redes sociales son un excelente medio de comunicación con tus clientes potenciales. Tener presencia en las redes sociales donde se encuentra tu público objetivo es esencial: si no estás, te perdés la oportunidad de llegar a ellos con contenido que los mantenga relacionados con tu marca.

Las redes sociales no tienen que ser un monstruo ni implicar un gasto enorme de plata. Te compartimos estos 11 tips de Hootsuite para que tu negocio, sea del tamaño que sea, pueda tener efectividad en los medios sociales, generar reconocimiento de marca y potenciar sus ventas.

 

1. Armar un plan

Es muy común que las marcas se lancen a las redes sociales con contenido sin antes trabajar en un plan de trabajo. Crear un plan de redes sociales alineado con los objetivos de tu negocio te ayudará a medir la efectividad de tu trabajo y evaluar las áreas de mejora. Los puntos importantes a tener en cuenta para realizarlo son:

  • Investigar a tu competencia y entender qué les está resultando a ellos
  • Establecer objetivos y métricas con las que vas a evaluar tus acciones en redes sociales
  • Calendarizar tu contenido
  • Buscar inspiración (en Pinterest, Instagram, Behance – Internet está lleno de buenos ejemplos en los cuales basarte para crear tus propias piezas).

 

2. Elegir qué redes sociales son las correctas para tu marca

Cada red social nuclea diferentes grupos demográficos. Estar por estar en las redes es el peor error que podés cometer. Tené en cuenta que distintas redes pueden servirte para llegar a distintos nichos de tu público potencial o para cumplir diferentes objetivos.

 

3. Conocer a tu audiencia

Continuando con el punto anterior, para decidir qué, dónde, cómo y cuándo publicar contenido, tenés que conocer a tu audiencia. Una forma fácil de hacerlo es pensar en tus actuales clientes: edad, género, estado parental, etc. Lo más probable es que, si te dirigís en redes a un público similar al que ya elige tu marca, tengas éxito.

Hay técnicas muy interesantes, como el Social Listening, que permiten conocer más acerca de una cierta audiencia de la que tenemos datos como los que te mencionamos. También podés investigar, si tenés alguna herramienta de analítica instalada en tu sitio web, qué otros intereses asociados tienen los visitantes de tu página para generar contenido que capte su atención.

 

4. Construir relaciones

Una de las principales ventajas de las redes sociales es que te permiten hablarle directamente a tus seguidores y clientes. Tomemos como ejemplo las encuestas de Instagram: ¿hay forma más efectiva de saber si un producto que lanzaste les gustó o no a tu público?

Generar engagement (gusto por el contenido que generás) es la clave para el éxito de una marca en redes. Un contenido que llega efectivamente a tu audiencia generará interacciones que, manejadas correctamente, te ayudarán a fortalecer el vínculo que quienes te siguen tienen con tu marca.

Grupos de Facebook, influencers, vivos en Facebook e Instagram… ¡vale la pena intentarlo!

 

5. Expandir tu audiencia

Una vez que ya lograste alcanzar a tu audiencia conocida, el desafío es generar nuevas oportunidades de negocio llegando a un público más amplio.

Una buena forma de hacerlo es mediante los anuncios de redes sociales. Trabajar en audiencias personalizadas te permitirá que nuevos potenciales clientes conozcan tu marca y empaticen con tu contenido. Trabajar con anuncios geo-localizados para aquellos que poseen una tienda física demostró resultados más que interesantes.

 

6. Entrar por los ojos

Las redes sociales son muy visuales. Generalmente, las usamos para distraernos y no nos atrae el contenido que requiera demasiado de nuestra atención. Las estadísticas demuestran que la gente interactúa tres veces más con contenido visualmente atractivo (GIFs, videos, imágenes de alto impacto).

Usá imágenes con colores atractivos, de buena calidad y que representen tu marca. No necesariamente tenés que invertir en sesiones de fotos profesionales: podés utilizar fotos caseras o, por qué no, de tus clientes, y retocarlas con algún programa de edición antes de publicarlas en las redes sociales.

 

7. Priorizar calidad ante cantidad

Cada posteo que hagas tiene que tener un objetivo y un sentido. Caso contrario, probablemente no genere ninguna reacción entre tus seguidores. Crear contenido de calidad lleva su tiempo, y es importante que se lo dediques. Para crear conexión con tu audiencia, el contenido que le ofrezcas tiene que estar enfocado en despertar su interés y, al mismo tiempo, reflejar la identidad de tu marca.

Acordate: el marketing de redes sociales gira en torno a generar relaciones. Cada canal (o red social, en este caso) tiene sus reglas y su público, y es importante que tu contenido se adapte a ellos. Según una encuesta de Stackla, el 86% de los consumidores basan su interés en una marca en su autenticidad. Esto es lo que tu contenido tiene que transmitir.

 

8. Usar las herramientas correctas

Hay muchas herramientas que pueden ayudarte a sacarle el mayor jugo a las redes sociales. Plataformas para planificación y gestión como Hootsuite, herramientas de analítica como Brandwatch, soluciones de diseño rápido como Canva y “ayudantes” para la curación de contenido como Buzzsumo.

Hay montones de herramientas para potenciar el rendimiento de tus redes, y es importante que las analices y conozcas. No necesariamente vas a designar un presupuesto enorme en ellas, pero sí deberías saber qué te aportaría cada una y evaluar opciones en caso de que realmente aporten al cumplimiento de tus objetivos en Social Media.

 

9. Moderar toda conversación alrededor de tu marca

Las redes no se tratan sólo de generar contenido. Recibirás comentarios y mensajes que debés contestar con la mayor precisión y velocidad posibles para que quien te escribe no pierda su interés (o, en caso de haters, que no logren influenciar a nadie más en contra de tu marca).

Adicional a esto, tu marca puede ser mencionada en ambientes externos a tus redes sociales, y ésto también debe cuidarse. Existen herramientas para mantener un control sobre lo que se dice de tu marca en Internet, aunque generalmente son pagas. En el caso de pequeños negocios, no es necesario hacer tanto foco en este último punto, pero sí debés garantizar que todos los comentarios y mensajes que te envíen tengan un feedback de tu parte.

 

10. Optimizar tiempos: programá tu contenido

Ya hablamos de calendarizar el contenido, y de generar piezas de calidad. Una vez que completes esos dos pasos, podés programar el contenido para no tener que estar pendiente de postear cada día. Hootsuite tiene, por ejemplo, una versión gratuita que te permite programar contenido en hasta 3 perfiles sociales.

Esto te permitirá centrar tus esfuerzos en crear todo el contenido para un período y ya dejarlo listo para salir a la luz, desligándote de esta tarea en forma diaria y pudiendo así focalizar tus esfuerzos en potenciar tu marca.

 

11. Medir y mejorar tu rendimiento

Es importante medir la efectividad de tu estrategia de redes sociales para poder definir qué es efectivo y qué necesita cambiarse. Ya sea desde el panel estadístico de cada una de las redes sociales, o mediante una herramienta de analítica, hay ciertas cuestiones que tenés que saber: en qué horario tus publicaciones generaron mayor cantidad de interacciones, qué tipo de contenido tuvo mejor rendimiento, si tu audiencia es efectivamente la que vos pensabas, etc.

 

¿Necesitás ayuda para establecer tu estrategia de redes sociales? ¿No te llevás bien con ellas pero las necesitás para tu marca? Contactanos.